LLEGANDO LA NAVIDAD

por | 24 Noviembre, 2016

Las navidades ya están a la vuelta de la esquina y seguro que tal y como somos los españoles ni tan siquiera hemos empezado a prepararla, si fuésemos un poco más previsores después no tendríamos que andar a toda prisa para comprar los regalos o comprar jamón jabugo para tomar con los amigos en una jornada de fiesta en casa de alguno.

Por norma general a casi todo el mundo le gustan las fiestas de navidad, salvo a algunos a quienes no les gustan casi ninguna fiesta, son fiestas en las que te reencuentras con muchos amigos y familiares que están trabajando en otras ciudades y que no tienes la oportunidad de ir a verlas como a ti te hubiese gustado. Y no sólo las fiestas navideñas son para ver a amigos que no ves hace tiempo también porque parece que todo el mundo está más contento y de mejor humor en navidad. Cuando éramos niños lo que más nos gustaba aparte de que había regalos era que no teníamos que ir al colegio durante dos semanas por lo menos, cosa que a todo niño le gusta y el que diga que le gustaba el colegio no creo que diga la verdad.

La parte de la navidad en la que todo el mundo está de acuerdo en que es la parte más engorrosa y complicada es a la hora de reunirse a comer y a cenar con las familia, ya que por lo general suele haber tensiones relacionadas con la convivencia o con la forma de pensar o de comportarse de cada uno.

Cuando llega la hora de ir a comprar los regalos de navidad, lo más complicado es saber lo que a cada uno le gusta y si llegado el momento de comprarlo si lo habría, ya que muchos productos que el resto del año no se venden en navidad se agotan con bastante rapidez, sobre todo algunos juguetes que están más reclamados que otros, si hubiesen empezado a comprar los regalos en octubre o así todo sería más sencillo y no se agotarían los productos, pero ya sabemos todos como somos.