Un Seat León para Yeni

por | 17 Abril, 2017

Yeni siempre fue muy aficionada a los coches. Desde pequeña coleccionó coches de juguete, desde los pequeños hasta las fieles recreaciones de gran tamaño. También fue una gran jugadora de Scalextric. Y pronto se subió a su primer kart.

La afición le venía de familia. Su padre llegó a competir a nivel amateur en algunos rallys regionales y a su madre le fascinaban las motos. Pero “la Yeni” tiraba más hacia las cuatro ruedas. Con 16 años ya sabía conducir, había aprendido con su padre en algunos caminos poco transitados del pueblo. Pero claro, hasta los 18 no podía sacarse el carné y su padre nunca la dejó meterse en carretera.

Así que Yeni esperó pacientemente hasta tener la mayoría de edad. A veces le decía a su padre que en Estados Unidos ya se puede conducir con 16 a lo que el padre respondía con una sonrisa: “pues vete a vivir a Estados Unidos”.

Mientras esperaba se entretenía con sus carreras de karts, yendo a competiciones y mirando revistas de coches. Era una gran aficionada a la sección de venta coches segunda mano. Sus padres le habían abierto una cuenta siendo niña, y Yeni fue ingresando a poco a poco el dinero que recibía. Al contrario que sus amigas, no gastaba demasiado dinero en ropa, fiestas u otros caprichos. Ella quería tener su propio coche cuando cumpliera 18.

Finalmente se apunto a clases de conducir. Aprobó rápidamente el teórico (ya había estudiado por su cuenta) pero se le atragantó el práctico. Como algunas personas que llegan a las clases sabiendo conducir, había adquirido algunos malos hábitos y suspendió la primera vez. Fue una especie de toque de atención por parte de la examinadora. La chica sabía conducir pero debía aprender a circular.

A la segunda se lo tomó con mucha más calma y aprobó. Y cuando llegó a casa abrió la revista de coches en la sección venta coches segunda mano donde tenía uno marcado en rojo. Pero cuando llamó por teléfono le dijeron que ya había sido vendido. Entonces su padre apareció con unas llaves. Eran del Seat León que Yeni tenía marcado en rojo.