Un dormitorio práctico para un piso de estudiantes

por | 14 Enero, 2017

Cuando se piensa en alquilar un piso a estudiantes muchas personas lo primero que tienen en la cabeza es acudir a tiendas de muebles de segunda mano para comprar lo más barato y de este modo ahorrar para amueblar el piso. Pero el resultado suelen ser habitaciones desangeladas, feas y por las que realmente no se puede cobrar demasiado.

Estos pisos, además, atraen solo a estudiantes de primer año que buscan más lo económico que lo práctico y que no tienen todavía experiencia viviendo fuera de casa. Un grupo de inquilinos de lo más peligroso e inestable.

Muchos dejan de estudiar los primeros meses, dejando habitaciones sin alquilar o haciendo que el resto de estudiantes se vayan para acomodarse en otros pisos porque no pueden hacer frente a la parte del alquiler que les ha quedado.

También surgen roces entre ellos que pueden llevar a que cada uno tire por su cuenta y, por último, los estudiantes de los primeros años son los más dados a celebrar fiestas y a maltratar los pisos en los que viven.

Por el contrario, los estudiantes de cursos más avanzados ya tienen más edad, son más responsables, están más centrados en sus estudios y son mejores inquilinos, pero también buscan un poco más de calidad en los pisos que alquilan porque saben que pagando solo un poco más pueden conseguir un alojamiento más cómodo y agradable.

Ellos no quieren camas incómodas, armarios que se rompen solo con mirarlos o escritorios diminutos e incómodos. Por eso, te aconsejamos seducir a este tipo de estudiantes con un piso que cumpla con sus pretensiones. Para eso te recomendamos:

1) Armarios empotrados y cabeceros de obra. La inversión inicial puede ser un poco mayor, pero te evitarás que muevan los muebles. Además, el aspecto de la habitación será mucho más acogedor.

2) cortinas dia y noche. Las persianas convencionales pueden deteriorarse rápidamente por el uso, pero estas cortinas son perfectas para conseguir oscuridad total, aislar del frío y evitar sistemas delicados que pueden exigir reparaciones continuas.

3) Alfombras de caña o similares. Las alfombras son muy agradables en una habitación, en especial si el suelo es frío. Las de caña o similares evitan que se acumule mucho polvo, son higiénicas y muy atractivas.

4) Escritorio de caballetes. Por poco dinero podrás tener un escritorio de gran tamaño, cómodo y que se adapta a lo que necesita cualquier estudiante.