¿Qué ordenador necesito para mi hogar?

por | 19 Junio, 2017

Hay tantos ordenadores en el mercado que cuando alguien se acerca a una tienda de informática en Valencia sin tener claro qué es exactamente lo que quiere puede acabar más perdido que un pulpo en un garaje. Si cae en manos de un vendedor con ganas de una buena comisión puede acabar llevándose a casa un equipo carísimo, muy avanzado pero al que no le va a quitar partido. Y también puede ocurrir lo contrario, llevarse el ordenador de la oferta de la semana pero que una vez que empezamos a trabajar con él resulte totalmente insuficiente.

Para saber qué ordenador necesitas en el hogar debes de hacerte varias preguntas claves. La primera es, ¿quién va a utilizar el ordenador? No es lo mismo un aparato para toda la familia en el que un hijo va a jugar, el otro hará los deberes y los padres van a consultar el correo que un ordenador específico para un uso concreto.

En el caso de un ordenador para toda la familia, lo normal es que se opte por un aparato intermedio, que no va a ser específico para nada y que tendrá unas características avanzadas pero sin estar a la última. Más que nada porque un aparato que pasa por muchas manos no tiene, por lo general, grandes esperanzas de vida útil.

Si el ordenador es para alguien en concreto de la familia hay que saber qué uso le va a dar. No es lo mismo un ordenador para una persona que lo va a utilizar para ofimática y multimedia, que con un ordenador intermedio estará más que satisfecha, que uno para un jugador que va a necesitar las más altas prestaciones, una tarjeta gráfica que esté entre las últimas del mercado y una serie de accesorios distintos, como por ejemplo un monitor de gran tamaño.

Los ordenadores para ofimática siempre van a ser más baratos y se pueden encontrar muchas posibilidades en cualquier tienda a precio muy económico pero los ordenadores para jugar pueden llegar a alcanzar, con todos sus periféricos, hasta varios miles de euros.

Si se trata de un ordenador para una oficina es importante saber el tipo de trabajo que se va a desarrollar. No es lo mismo un ordenador para diseño gráfico que uno en el que simplemente se van a realizar documentos de Word o se van a consultar los correos electrónicos.