Tarifas planas, ideales para los más habladores

por | 19 Octubre, 2016

¿Eres de los que disfrutas hablando horas y horas por teléfono? ¿Sabes cuándo llamas pero no cuándo vas a colgar? Entonces necesitas consultar las ofertas Masmóvil para hacerte con una de sus tarifas planas.
Las tarifas planas eran algo impensable hace unos años, cuando una llamada desde el móvil salía por un ojo de la cara. En ese momento, el teléfono se utilizaba tan solo para dar recados urgentes y era común decir eso de “no puedo extenderme que te estoy llamando desde el móvil”.
Con esa frase todo el mundo entendía que había que ser muy breve y apurar para que la llamada no se prolongara más allá de lo necesario. Pero hoy las cosas han cambiado y hay tarifas planas de muchos tipos.
Hay tarifas planas totales que permiten hablar todo lo que se quiera, sin límite, por una cantidad al mes. Para los que son habladores pero no tanto, hay tarifas planas por una serie de minutos. Una vez que se acaban los minutos contratados hay que pagar las llamadas que se realicen.
Y también hay otra manera muy buena de ahorrar, si eres de los que hablas mucho tiempo pero no haces demasiadas llamadas, y es pagando el establecimiento de llamada pero no el tiempo que hables. Si haces pocas llamadas al día de mucha duración, te permitirá ahorrar una gran cantidad de dinero.
El sistema no vale si eres de los que llamas muchas veces al día a todos tus amigos, porque en ese caso el dinero que tendrás que abonar por cada llamada acabará superando a una tarifa plana normal.
En cualquier caso, hablar tanto como se quiera por el móvil es posible hoy en día y no sale demasiado caro. Solo hay que hacerse con la tarifa adecuada para el tipo de conversadores que somos.
Lo mejor es recurrir siempre a compañías que no te obliguen a permanecer con ellas y que además te ofrezcan la posibilidad de cambiar de tarifa todas las veces que lo necesites. No hay que dejarse seducir por otro tipo de promociones, como móviles baratos o por pequeñas cuotas mensuales.
Al final, el teléfono puede salir muy caro si nos obliga a permanecer con una compañía que ya no nos interesa y no podemos acogernos a mejores ofertas debido a que todavía estamos abonando el terminal que hemos elegido a un precio subvencionado.